Las amistades posesivas son tóxicas y peligrosas para el amor propio y la motivación de llevar a cabo nuestros sueños. Son amistades absorbentes que a través del manejo de la culpa absorben la energía de las personas que les rodean.

Este tipo de persona, por lo general, no actúa de manera consciente, incluso nosotros mismos podemos llegar a ser una amistad peligrosa para nuestros seres queridos. Pero… ¿cómo identificar a una amistad peligrosa? Aquí algunos consejos para detectarlas.

 

¿Cómo identificar amistades posesivas?

  • Aquellas personas que hacen una crítica constante son realmente tóxicas; no tiene nada de malo que un amigo realice una crítica contundente de vez en cuando, incluso eso es necesario que lo haga un buen amigo. Pero cuando comienzas a ver que un amigo te critica hasta la forma de caminar, puede haber un sentimiento maligno oculto como la envidia.
  • Huye de las personas que sienten celo abiertamente de tu bienestar, estas personas por lo general las identificas en momentos muy intensos en los que vives tus alegrías. Cuando estás alegre sentirás que se apartan, se aíslan o te ignoran. Su comportamiento puede hacerte sentir mucha tristeza y esa es la forma en la cual se alimentan.
  • La manipulación está presente al recordar constantemente el pasado y aquello en lo que te equivocaste. Recuerda que el ser humano se equivoca y es de sabios rectificar, no se debe vivir con esa culpa eternamente. Una persona manipuladora querrá recordarte que te equivocaste y que le has hecho mucho daño.
  • Son personas con poco carisma real y que utilizan las relaciones de amistad para manipular a favor de sus intereses individuales. Esto es realmente peligroso para cualquier amistad, ya que son personas que están dispuestas a traicionar, si es necesario, para sus intereses particulares.
  • Son personas que esquivan confrontaciones que se les pueda hacer con respecto a algo que nos molesta o cuando atacamos directamente a su ego. Puedes ver en estos casos que desarrollan un drama alrededor de un pequeño conflicto.

 

Estar cerca de personas posesivas que nos brindan una amistad tóxica es realmente frustrante para avanzar en la vida. El ambiente que se genera en su compañía es perturbador, como una relación centrada en el ego, la falsedad y la mentira.

Para una persona sensible con un carácter pasivo una amistad así puede significar la pérdida de la autoestima, la desmotivación constante o, incluso, el surgimiento de una depresión crónica.

Si conoces a alguien así… ¡huye! Tu felicidad y bienestar emocional dependerá plenamente de ello.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Compartir!

Comparte este post en tus redes sociales