Imágenes de la Bella y la Bestia

imágenes de la bella y la bestia

La Bella y la Bestia es una de las historias clásicas más aclamadas de la historia. Y sí, hemos dicho bien: es una historia clásica, porque la película de Disney es una adaptación, al igual que muchas otras, de cuentos clásicos que han sido transmitidos en diferentes culturas y generación tras generación. En la Bella y la Bestia, sobre todo en la versión más actual que todos conocemos, se muestra la importancia de apreciar y de querer a las personas por lo que son, y no por lo que representan o por la imagen que dan.

Nuestra galería de fotos de la Bella y la Bestia

Imágenes de la Bella y la Bestia: Su historia

El príncipe y protagonista de la historia, es víctima de un encantamiento y se convierte, a partir de entonces, en una terrible y fiera bestia que se oculta en el interior de su castillo. Su tristeza hace que se vuelva fiero y huraño, cuando en realidad, se trata de un joven tierno, cariñoso y sincero. El encantamiento solo puede deshacerse si con su nueva apariencia consigue encontrar al amor verdadero. Esto, ya a priori complicado dadas las circunstancias, se complica aún más debido al plazo que la bruja le ha establecido para lograrlo con una rosa. La Bestia debe encontrar a una persona que le quiera y le ame por lo que es antes de que se caiga el último pétalo de la rosa.

Bella, por su parte, una joven muy educada, cariñosa con su familia y muy culta, es la otra protagonista de la historia, que caerá en manos de la “terrible Bestia” y será la responsable de deshacer el hechizo. El entusiasmo, la tozudez y la inteligencia de la joven, harán que no se frene ante el aspecto del príncipe y pueda llegar a descubrir la bondad y verdadera personalidad que en realidad esconde.

Una historia prodigiosa que encierra multitud de imágenes bonitas e irrepetibles,  de las cuales la factoría Disney nos ha dejado buena cuenta. Imágenes de la Bella y la Bestia ideales para compartir, para utilizar en el ordenador y contemplar cuando queremos desconectar de nuestras tareas diarias, o simplemente, para rememorar uno de los cuentos más bonitos de la historia.